Una bruja en un pueblo Loretano

Related Articles

Lectora nos cuenta una historia de brujas de la que su abuela fue testigo cuando era niña, nos trasladamos a los años 50 donde una mujer llamada María, era temida por que abiertamente decía ser una bruja y que si alguien se metía con ella o la ofendía terminaba muerto.

Lamentablemente la mujer vivía en un pueblo de la selva Loretana alejada de la estabilidad de Iquitos en crecimiento. Entre aquellos años las personas respetaban al igual que temían a las brujas de la región, ya que eran ellas las que o te curaban o te hacían daño dependiendo de qué tipo de bruja era.

En ese pueblito con algo de 200 personas vivía la bruja, incluso muchos pobladores tenían la intención de buscar la forma de sacarlas del pueblo. El miedo que ejercía la mujer era tan grande, ya que, de otros lugares muy alejados llegaban a su casa al saber qué hacía trabajos muy especiales ayudada por el demonio.

La mujer, para realizar un trabajo a un cauchero muy pudiente tuvo que salir de viaje y se ausentó de su domicilio al enterarse de ello los pobladores idearon un plan para eliminarla y la razón de todo el odio que le tenían era que los niños recién nacidos, los de 1, 2 y hasta tres años estaban muriendo sin ninguna razón aparente.

Familiares mencionaban a los que vivían en el pueblo de que la causa era esa mujer, información que habían obtenido de otros brujos y shamanes; por tal motivo ellos decidieron desaparecerla del pueblo. Los hombres del pueblo escogieron a tres de ellos para acabar con su vida sabiendo que ellos también podían morir en el intento.

La mujer al cabo de unos días regresó de su viaje y al comprar víveres para su casa le pagó con una moneda de oro al dueño de la tienda, pero el hombre no se la recibió y dejó caer la moneda de oro al piso, generando la ira de la mujer que le dijo, “en tres días morirás con el estómago hinchado”, el hombre con miedo se ciñó al plan de todos.

Lo que dijo la bruja fue escuchado por varias personas en ese momento, pero lo que ella no sabía es que el accionar del dueño de la tienda era buscar una excusa para acabar con ella y que sus otros cómplices actuaran también.

Tres hombres la esperaban cerca de su casa, cuando la mujer entró los pobladores trancaron su puerta y ventanas para que pudiera salir y le prendieron fuego con ella adentro, los gritos de la mujer se podían escuchar a varias cuadras de ahí, pero nadie fue en su ayuda, al quedar todo en cenizas los pobladores llegaron y buscaron sus restos para enterrarlos.

Buscando entre los escombros encontraron algo terrible, los huesos de niños pequeños posiblemente de aquellos que utilizaba en sus rituales, más de 100 esqueletos de niños fueron encontrados entre los restos, algo realmente macabro era ese lugar.

Nadie sabía de quien sería esos huesos ya que a nadie se le había perdido un hijo, entonces los niños eran de otros lugares, pasado los meses los menores del pueblo ya no morían llamaron a un padre que echó agua bendita en lo que un día fue la morada de la bruja y los esqueletos descubiertos fueron enterrados lejos del pueblo en un lugar desconocido donde el padre del pueblo también fue para dar unas plegarias por sus almas.

More on this topic

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Populares