Local

PARA AHOGAR LAS PENAS:

El día de ayer, martes 18 de Septiembre la música se puso de luto. Carmencita Lara, nombre artístico que ideó su esposo Victor Lara a Julia Rosa Capristán García, falleció y dejó un gran recuerdo en todos los peruanos que conmemoran su música, en ese preciso instante donde se decide ahogar las penas.

La intérprete de valses, huaynos, marineras, polcas y pasillos, reconocida por su particular voz aguda y el infaltable acompañamiento del acordeón, en 2015, sufrió un infarto cerebral que la llevó a permanecer hospitalizada por algunas semanas en el hospital Alberto Sabogal del Callao. Según el portal Criollísimos, la hija de Carmencita Lara, Rochi Lara confirmó el deceso de la cantante.

“Se fue tranquila, como si se sumiera en un profundo sueño”, señaló el citado medio. “Nuestra música peruana está de luto. Hoy nos dejó Julia Rosa Capristán García, conocida como Carmencita Lara, reconocida Personalidad Meritoria de la Cultura por su aporte en la difusión de nuestro arte en el Perú y el extranjero.

Nuestras condolencias a su familia.” se expresó en la cuenta de Twitter del Ministerio de Cultura. Carmencita empezó su carrera artística en varias radios limeñas desde los 15 años, y profesionalmente desde los 18. Recorrió todas las emisoras radiales en busca de una oportunidad, hasta que lo logró. El contrato lo realizó con Radio Excelsior, el 2 de junio de 1955.

El dueño de la radioemisora la había escuchado en un restaurante ubicado junto a la Plaza de Armas donde ella fue a cantar. Su primera grabación fue “Olvídala amigo”, composición del iqueño Luis R. Cueto, y de quien su esposo Víctor fue el de la idea de grabarla. Para ello utilizaron como instrumentos de acompañamiento acordeón, cajón y contrabajo. Esto a inicios de la década del 60 en un estudio a cargo del guitarrista, don Óscar Avilés.

Otros temas para recordar, “Llora, llora corazón”, “Indio” de Alicia Maguiña, cantautora e investigadora, quien siempre ha resaltado el valor de Carmencita para nuestra cultura popular. Otros temas que grabó: “Clavel Marchito” de Armando Gonzáles, “Milagro” de Augusto Rojas Llerena y “El Árbol de mi casa” de Salvador Oda. Gracias a su esposo Victor que siempre la acompañó y que quizá si no hubiese estado al lado de Carmencita Lara, posiblemente aquella voz quejumbrosa que conocemos se hubiese perdido por algún lado.

Él es quien planificaba todo en la exitosa carrera de Carmencita, quien señalaba el camino correcto para alcanzar el prestigio. Se fue a los 91 años y en toda su vida artística popularizó valses que le cantan al desamor, la tristeza y la esperanza. Su voz a servido de pañuelo para aliviar penas, y entender la nostalgia.

Compartir esta publicacion

Comment here