A diez años de cárcel sentenciaron a proxenetas de madre pucallpina

Related Articles

Una joven madre pucallpina vivió un verdadero calvario en Apurímac en el 2017, cuando fue captada por una red de trata de personas que la obligaron a prostituirse y la tenían retenida en contra de su voluntad junto a sus hijos. Cinco años después su caso obtiene justicia, sus captores fueron sentenciados.

En febrero de 2017, la joven madre vendía ropa usada en el Embarcadero del Reloj Público de Pucallpa, cuando otra vendedora (Reyna Ester Gómez Meléndez) le presentó a Augusto Ruiz Mendoza, quien se hacía llamar ‘Cristian’, ambos le aseguraron que en Andahuaylas (Apurímac) tendría un puesto de trabajo con mejor remuneración y que podía viajar allí con sus hijos.

Para ganarse la confianza de la víctima ‘Cristian’ les compraba ropa a sus hijos, una vez que la víctima aceptó viajar, la joven madre junto a sus niños llegaron Andahuaylas, allí el captor, con ayuda de otro cómplice llevaron a la fuerza a la mujer y sus hijos a una habitación precaria ubicada en el tercer piso de un local nocturno llamado “La Caleta”.

Según el fiscal Pool Pariona Quispe, de la Fiscalía Provincial Especializada Contra la Criminalidad Organizada de Andahuaylas y Chincheros, la víctima y sus hijos se alimentaban de la caridad de las otras mujeres que trabajaban en el lugar. “Les dotaban de agua, galletas y chocolates”, dijo el representante del Ministerio Público a los medios locales.

Al cabo de 3 meses del secuestro de la víctima, Flor Magdalena Díaz Flores, dueña del local, la amenazó, le indicó que que en caso de no prostituirse le harían daño a sus hijos. Fue tal la presión contra la joven madre que accedió.

En un primer instante fue violada por ‘Cristian’, quien luego la explotó sexualmente y cobraba casi todo lo que ganaba la víctima. Los meses pasaron y el calvario de la joven madre parecía no terminar, al año de estar en contra de su voluntad en el lugar quiso retirarse; sin embargo, ‘Cristian’ la agredió salvajemente para impedírselo, incluso le quitó los documentos personales de sus hijos y la volvió a encerrar en la habitación.

Durante la agresión el captor le dijo a la madre que tendría que esperar al dueño del local La Caleta para que este decida si puede irse o no, este otro miembro de la red de trata de persona se hacía llamar ‘Julio’, pero su identidad real era Erasmo Cabezas Sikus.

La única oportunidad de escapar con vida de la joven pucallpina fue durante una intervención policial al local, ella forcejeó la puerta para salir de su habitación y corrió hacia los policías que realizaban el operativo. De esta forma, los efectivos detuvieron a sus captores.

El Poder Judicial condenó a Augusto Ruiz Mendoza (Cristian), Flor Magdalena Díaz Flores (dueña del local) y Erasmo Cabezas Sikus (Julio) a diez años de cárcel; mientras que Reyna Esther Gómez Meléndez (la vendedora) fue sentenciada a ocho años de cárcel, todos por el delito de trata de personas.

More on this topic

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Populares