Asesinan a cinco miembros de una misma familia

CAJAMARCA: cinco miembros de una misma familia encontraron la muerte en lo que para la policía se trataría de un ajuste de cuentas. Las víctimas se encontraban descansando en su casa del caserío La Rinconada, en la provincia cajamarquina de Hualgayoc, cuando sujetos desconocidos las atacaron a tiros. Por el momento se desconoce la causa real que motivó tan salvaje acto.

Los reportes policiales revelan que las víctimas mortales fueron identificadas como los esposos María Rojana Guevara Mendoza de 51 años y Manuel Arévalo Carrión de 66 años. Asimismo fallecieron Linda Salazar Guevara de 17 años, quien se hallaba en estado de gestación y su hermano José Alberto Salazar Guevara de 11 años; ambos hijos de María Guevara. La quinta víctima es el hijo de los esposos fallecidos, Julber Arévalo Guevara de 7 años de edad.

Los primeros informes policiales indican que las víctimas presentan varios impactos de bala y por los rastros encontrados en la escena del crimen se habría usado fusiles para acabar con sus vidas.

También resultó herida Rosa Arévalo Ortiz de 33 años, quien recibió un impacto de bala en el muslo izquierdo. Mientras tanto, una niña de nueve años de edad resultó ilesa, pues ella se escondió debajo de la cama mientras veía cómo mataban a su familia.

La Policía cree que al inmueble ingresaron al menos unas tres personas armadas, quienes tenían como objetivo acabar con toda la familia.

Los agentes del Departamento de Homicidios de la DIVINCRI-Cajamarca iniciaron las indagaciones y entrevistaron a la sobreviviente para que cuente lo sucedido y si logró ver a los agresores. Los cuerpos fueron llevados a la morgue de Cajamarca en donde se realizará la necropsia de ley.

Los investigadores esperan que la menor se encuentre recuperada para que la puedan entrevistar, pues ella tendría valiosa información de quiénes serían los autores del ataque. Por el momento, por el testimonio de testigos y allegados a los fallecidos se trataría de una venganza perpetrada por un grupo de sus familiares, quienes al parecer pretenden quedarse con el predio que ellos habitaban.