Nacional

Los narcos y el dominio de los pueblos en el Tamaya

Pese al esfuerzo realizado por las autoridades para erradicar el narcotráfico en nuestra zona, los narcos cada vez se ingenian nuevas formas, se mueven a nuevas zonas y sistemas para mantener este sucio negocio y desde que fueron arrinconados desde Tocache, luego Aguaytía, la nueva zona de dominio vigentes es la zona de Nohaya y Butsaya, según recientes reportes de inteligencia de policía antidrogas.

La última captura de 22 personas con el encarcelamiento de 21 de ellos y una sola con comparecencia con restricciones, sumado a todo lo encontrado en la intervención revela el prototipo laboral de las “firmas” de los narcos que, para realizar sus actividades, casi nunca dan la cara y son sus operarios quienes resultan capturados. Los “jefes” o “patrones” que nunca usan nombres reales sino tan solo indicativos y solo se comunican por radio.

Los equipos de comunicación de alta gama encontrados en la zona estaban equipados con las respectivas antenas con capacidad de comunicación y cobertura hasta los países cercanos de Brasil, Colombia y Bolivia. Estos tres países y con mayor continuidad el Brasil, son las zonas de mayor correspondencia comercial para los narcos peruanos.

Si bien algunos grandes narcos caídos recientemente en el país parecen haber dado un duro golpe a los narcos, en realidad solo habrían derribado a un peón de pieza de ajedrez dejando en pie en el tablero al resto de piezas con mayor poder. Se explica en hoja de comunicación, que los que alguna vez demoraron en realizar negocios de gran valía se bajaron al llano de los piratas de río, no necesariamente en busca de dinero, sino de droga.

En los poblados de esa zona, los narcos, solo salen a buscar a los cosechadores que ganan entre 200 a 300 soles por día y en poco más de 15 días cada uno puede salir con dinero en efectivo de entre tres mil a seis mil soles, algo que arrincona a algunos para abandonar los estudios y hacerse de dinero inmediato que a esperar terminar para lograr un puesto de obrero.

La reciente captura de los integrantes de una firma es como quitar un lunar en el abdomen de una persona de piel negra y las actividades del narcotráfico avanzan, mientras se cree que por la caída de uno solo se ha dado un gran golpe.

Compartir esta publicacion