Adolescente se sanó milagrosamente del síndrome de Guillain Barré

nimda

Los milagros si existen y eso bien lo saben los padres de un adolescente de 15 años que a la edad de 11 años volvió a la vivir como una persona normal. Ya hace cuatro años atrás en el Hospital Regional de Pucallpa el adolescente estaba muriendo producto del Síndrome de Guillain-Barré (SGB).

Todo comenzó cuando el menor de nombre Luis, tenía apenas 11 años, un niño travieso y juguetón que todas las tardes jugaba a la pelota en el campo deportivo ubicado al frente de su casa. Un día, regresó cojeando porque sentía adormecimiento en una de sus rodillas.

A la mañana siguiente, ya no podía caminar porque le flaqueaban las piernas y sentía dolor. Al tercer día que comenzó a sentir adormecimiento, todo cambio para su familia ya que al despertar no podía moverse y no tenía fuerza en sus extremidades, todos estaban preocupados y sorprendidos.

Sus padres Geyner Montalván y Egna Ríos, estaban tristes y preocupados, ya que Luis ya no podía ni sentarse; todo su cuerpo se caía como una gelatina, nos explican. Pero en vez de llevarle a un hospital lo que hicieron fue buscar a un curandero por Manantay. Sus padres nos cuentan que en ese momento si vieron mejoría.

“A veces la ignorancia nos hacen ser ciegos y creer en cosas que no existen, por obra del diablo”, comentaron. Recuerdan que el primer día que lo llevaron lograron que se parase y creyeron que sí lo sanarían y por eso pagaron una fuerte suma de dinero.

Sin embargo, al día siguiente seguía igual y optaron por llevarlo a una clínica en donde le recomendaron ser trasladado al Hospital Regional de Pucallpa, en donde llevaría tratamiento médico.

El menor fue internado en mayo del 2014 en el Hospital Regional de Pucallpa y en donde le diagnosticaron Parálisis Flácida Aguda producto del síndrome de Guillain-Barré; un trastorno poco frecuente en el cual el propio sistema inmunitario de una persona daña sus neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis.

Entonces comenzaba una dura batalla para él y sus padres que, sentían mucha angustia al verlo que no podía mover el cuerpo, no obstante, con el tratamiento nuevamente recuperaba movimiento y le daban de alta, así fue por meses. Regresaba de dos o tres semanas al hospital cada vez que perdía sensibilidad.

Otra mañana este pequeño perdió la sensibilidad de su cuerpo y fue llevado al hospital, esta vez ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos por problemas respiratorios e incluso habría entrado a un cuadro de neumonía. Después de permanecer toda la noche conectado a varios aparatos sus signos vitales comenzaba acabarse y su madre recuerda que una doctora le dijo que nada podía hacer por salvarle la vida.

Solo recuerda que escuchaba el sonido del aparatito en donde indica que estaba muriendo producto de la neumonía que provocó el síndrome, jalaba su pecho y ya no podía respirar, la doctora solo se retiró del cuarto para dejar que se despidiera de su hijo. Pero algo milagroso sucedió aquella madrugada.

Su madre que no se había dado cuenta que tenía compañía, solo lloraba desesperadamente porque perdía a su hijo, el ultimo de tres que tiene. En ese momento como cuenta, ni siquiera recordaba a Dios, pero escuchó la voz de una mujer que le decía “si quieres que tu hijo viva y se sane, entrega en este momento tu vida a cristo y promete que desde hoy en adelante entregaras tu vida a él y vivirás para servirle”.

Y así fue, en ese momento con el corazón duro de la madre de Luis, imploró con mucha fe que le devuelva a su hijo y prometió servirle de ese momento por adelante a cristo. Mientras lo hacía, recordaba y prometía dejar todas las cosas malas y negativas que quizás hizo. En ese momento milagrosamente Luis comenzó a reaccionar y los médicos quedaron sorprendidos.

Poco a poco se fue recuperando y días después fue dado de alta, Luis y sus padres comenzaron asistir a la iglesia evangélica “Filadelfia”, ubicada en el asentamiento humano Carlos Acho Mego, solo dos veces volvieron los síntomas, de Parálisis Flácida, no obstante, ya transcurrieron cuatro años y hasta entonces el niño que hoy es un adolescente de 15 años no volvió a tener una recaída.

Para la ciencia médica, no se conoce ninguna cura para el síndrome de Guillain-Barré, pero hoy hay tratamientos oportunos si es tratada a tiempo esta enfermedad; sin embargo, en este caso gracias a la fe de estos padre y la obra divina de nuestro padre celestial, hoy Luis tiene una vida como la de cualquier otro adolescente.

Compartir esta publicacion
Next Post

Niña de diez años fue robada por pescador en Atalaya

Sandra Jiménez Gómez tiene 10 años y es natural de Torinomashi de la provincia de Atalaya, lleva desaparecida desde diciembre del 2018 y según las investigaciones de su familia habría sido raptada por un pescador a quien lo conocen como Alfonso, con el alias ‘Chobón’. Su hermana Katy Jiménez Paita […]

Subscribe US Now